Sin duda una de las mejores etapas de un perro como mascota es cuando es cachorro o cuando vive parte de su juventud. La vejez no lo es tanto, porque trae evidentes señales que demuestran que han pasado los años. El animal suele estar cansado, es vulnerable a presentar enfermedades, requiere de otros cuidados, y por lo general, va perdiendo la energía. ¿Cómo saber si un can está viejo?

1.- Suele estar algo desorientado. Camina si saber a dónde ir y su marcha es más lenta.

2.- Cuando el amo o algún otro miembro de la familia llega a la casa ya no lo recibe tan efusivamente. Reacciona de manera tardía o simplemente es casi nula cuando lo ve acercarse.

3.- Comienzan a presentar problemas en la visión. Dentro de los signos que presentan son enrojecimiento de ojos, lagañas, visión nublada (cataratas) o falta de lubricación en el globo ocular.

4.- Aparición de tumores o pretuberancias en la piel. Esto ocurre debido a lesiones, inflamaciones, salpullidos o caída de pelo. Es importante que si notas una de estas señales en tu perro lo lleves al médico veterinario para que le haga una evaluación y vea si requiere de algún procedimiento especial.

5.- Dificultades al orinar o problema renal. Si un perro anciano presenta una enfermedad de este tipo se puede deber a un inconveniente al riñón, generando una incontinencia urinaria.

6.- Inflamación o sangramiento en encías. Si no se realizó una limpieza dental en forma frecuente, el perro puede presentar gengivitis, mal aliento o pérdidas de sus piezas dentales.

7.- Sedentarismo, aumento o pérdida de peso. El animal a una edad avanzada ya no realiza las mismas actividades que antes y pasa más tiempo echado. Es propenso a acumular kilitos de más y a presentar enfermedades cardiacas y tiene probabilidades a ser diabético. En cambio, si adelgaza puede ser a causa de un cambio de hábito alimenticio.

8.- Escasa movilidad. El perro presenta dolores articulares cuando ya está más anciano, le cuesta desplazarse, subir o bajar escaleras. Ya no está para largas caminatas ni menos para correr.

9.- Problemas de conducta y aprendizaje. En la vejez no es recomendable enseñarle trucos nuevos, porque ya no tienen la capacidad de obedecer, están más sensibles y suelen ser más irritables.

10.- Dependencia. Su condición lo hace que requiera de una mayor atención de parte de su amo, y cuidados acorde a su estado de salud, comportamiento y raza.

Procura entregarle la mejor vida a tu perro cuando éste sea senior. No le exijas de más, bríndale cariño, apoyo y mucha atención. Consúltanos cómo puede vivir una “buena etapa senil” para prevenir críticos estados de salud o enfermedades graves.