Quienes estén pensando en incluir a su animal de compañía en el plan de vacaciones deben tener en cuenta varias indicaciones. Antes de hacer maletas, revisa lo que necesitas.

/ iStock Photo

A veces, pasar vacaciones con las mascotas puede convertirse en una carrera de obstáculos que implica gastar más dinero, tener mucha paciencia y renunciar a algunos destinos o atracciones. Pero si estás decidido a llevar a su animal de compañía, el viaje puede resultar muy divertido.

Si vas en auto, los veterinarios recomiendan entrenar al perro días antes de tomar carretera. Hacer paseos cortos en el vehículo para que el día del viaje el perro o el gato no se estresen. La recomendación es llevarlo en jaula, pues un animal suelto dentro del vehículo se puede lastimar y ocasionar distracciones al conductor.

Hacer pausas cada dos horas en carretera también ayuda a que el animal no se descomponga: si sale, camina, corre y toma agua, junto con la familia, seguro estará más tranquilo. Lo ideal es que le compren una jaula de su tamaño, en donde tenga movilidad. Puedes familiarizar al perro o gato con la jaula antes, enseñándole que es un espacio seguro, no un castigo. Puedes ejercitarlo antes de viajar, así estará cansado y se dispondrá al trayecto con más tranquilidad.

Es mejor no darle de comer dos horas antes de ponerlo dentro del auto, pues podría vomitar por el movimiento. También se recomienda a la familia llevar el carné de vacunas de su animal de compañía, así como un collar o correa y una placa de identificación (así tenga el chip) en la que estén su nombre y teléfono. De ese modo podrán ubicar a los dueños en caso de pérdida o robo. Llévale también su comida para que el cambio de clima o dieta no le vaya a causar problemas de salud y se dañe el paseo.

Mascotas en avión

Si su destino requiere transporte aéreo, lo mejor es que se prepare con tiempo. Volar no siempre es fácil, pues cada compañía tiene sus propias reglas y los países de destino también manejan su propia legislación, algunas muy restrictivas en cuanto a animales. La mayoría de aerolíneas acepta animales pequeños en cabina, por un sobrecosto pequeño, si el animal no pesa más de 8 kilos. Verifica, pues hay algunas razas que tienen restricciones para viajar.

Si su mascota viaja en la bodega del avión (hay razas que no pueden hacerlo) verifica la vigencia del certificado veterinario, ya que la define la entidad sanitaria de cada país. Aunque mucho deciden sedar a la mascota para que el viaje no sea una tortura, algunas aerolíneas no lo permiten. Si su actitud es de tranquilidad, su animal seguro estará calmado.

Ahora, el hotel. Debido a la demanda, cada vez más hospedajes aceptan animales en sus instalaciones. Sin embargo, confirme: algunos que se llaman pet friendly son todo menos amigables.