Hay un punto muy importante de resolver para quienes tienen mascotas en Año Nuevo: qué hacer cuando el reloj marca las 12 y los fuegos artificiales invaden el cielo. Y es que uno de los problemas más recurrentes en los animales de compañía es el miedo excesivo a los estruendos, hecho que se da principalmente en este período del año.

La respuesta del animal puede variar desde una leve intranquilidad hasta un estado de ansiedad intensa con signos físicos característicos como taquicardia, taquipnea, salivación, defecación, micción, destrucción, vocalizaciones, temblor, intentos de esconderse o escapar, actividad aumentada, trastornos gastrointestinales, estado de alerta.

También hay que tener en cuenta que el sentimiento de miedo que se presenta en las mascotas es una respuesta emocional normal en situaciones que puedan significar un peligro para ellos. Luego, esta conducta se puede repetir aunque no haya un verdadero riesgo e incluso en forma exagerada ante pequeños estímulos.

Puede variar desde una leve intranquilidad hasta un estado de ansiedad intensa con signos físicos. A pesar de que esto se da en perros y gatos de igual forma, en los felinos los signos y señales pasan más desapercibidos porque por lo general tratan de ocultarse o escapar de aquello a lo que temen.

Todos estos signos son un indicativo de la falta de bienestar del animal. Por eso tener un manejo adecuado puede mejorar esta situación. En el caso de los perros, lo mejor es evitar dejarlos en una jaula o atados en el exterior, ya que podrían lastimarse en el intento de escapar.